Mudarte en invierno de forma segura | Mudanzas OCM

De nuevo llega el frío y, como no podía ser de otra manera, OCM quiere recordarte algunos de los consejos necesarios para mudarte en invierno con todas las garantías. Cierto es que las temperaturas parecen no querer bajar, pero todos sabemos que, tarde o temprano, el termómetro caerá. Como se suele decir, es mejor prepararse para lo peor, y desear lo mejor…

Mudarte en invierno no tiene, a priori, nada en especial, pero sí existen ciertas precauciones a tomar. Con ello evitarás sorpresas, sobresaltos e incluso, accidentes; ¡más vale prevenir!

mudarte en invierno

Mudarte en invierno sólo requiere planificación

Dependerá mucho de dónde residas pero, en el caso de que haya lluvia o nieve en tu zona, procura despejar el camino desde la puerta de casa hasta el camión de la mudanza. Los que vayan cargados con cajas o muebles no podrán fijarse en si hay hielo o charcos en el camino. Pretendemos evitar tropiezos y resbalones.

En atención al punto anterior, es importante que protejas los suelos de casa. Mudarte en invierno implica que habrá mucha gente entrando y saliendo de tu vivienda, arrastrando consigo la suciedad, el agua e incluso el barro. No es mala idea que pongas unos cartones o unas alfombras viejas en el suelo para que no sufra daños.

No pierdas de vista el reloj. Hoy en día es fácil saber cuántas horas de sol va a haber un determinado día. Adapta el horario de la mudanza según convenga, y aprovecha al máximo la luz. Si sabes que va a anochecer pronto, empieza a primera hora; hay pocas cosas peores que hacer una mudanza por la noche.

Mudarte en invierno no significa que debas vestir muy abrigado. Ten en cuenta que vas a estar moviéndote todo el día, por lo que es mejor llevar ropa cómoda y ligera. Ten a mano una chaqueta o abrigo adicional para ponerte en los momentos de descanso, pero no exageres. Salvo que te estés mudando al Polo Norte, no vas a pasar mucho frío.

No olvides tus mascotas. Aunque tú no pases un frío especial, puede que tus animales sí. Intenta reservar una habitación tranquila y cálida para ellos, sin que nadie entre o salga. Las mudanzas pueden ser muy estresantes para perros y gatos. Lo más importante es que tengan agua fresca y que se les moleste lo mínimo.

Por último, mudarte en invierno implica que gastarás más energías de lo habitual. Mantente hidratado y tómate los descansos necesarios para comer cuando corresponda, preferiblemente algo ligero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.