Mudanzas en Viladecans económicas

OCM te ofrece mudanzas en Viladecans económicas y para comprobarlo, lo tienes facilísimo: pide ya tu presupuesto sin compromiso. Verás que OCM te ofrece un servicio integral y de la máxima garantía y confianza, con los precios más razonables, sin trampa ni cartón.

¿Servicio integral? ¿Qué significa eso? Significa que, si buscas una empresa de mudanzas en Viladecans, no necesitarás acudir a otras compañías para que realicen trabajos auxiliares; ¡nosotros te lo hacemos todo! Empaquetamos y desempaquetamos.

Desmontamos los muebles y luego te los volvemos a montar. Incluso contamos con un servicio que denominamos “servicio de post-mudanza”, en virtud del cual uno de nuestros operarios se queda contigo después de la mudanza para ayudar con las pequeñas reparaciones, arreglos y montajes que sean necesarios en tu nueva casa. Esto incluye, por ejemplo, montar una lámpara, instalar la cortina de la ducha, o colgar los cuadros; ¿hay algo más práctico que esto?

mudanzas en viladecans

Pide precio aquí para mudanzas en Viladecans

Tal y como hemos expuesto más arriba, ofrecemos precio de mudanzas en Viladecans sin competencia, garantizando los mismos niveles de calidad y atención que otras empresas mucho más caras; ¿cómo es posible? Gracias a nuestra experiencia acumulada a lo largo de los años, economizamos mucho el tiempo. Sabemos reducir y acortar los tiempos de carga y descarga, simplemente porque nuestros operarios son los mejores. Cuidamos de tus enseres y pertenencias, y contamos con las mejores herramientas para la realización de nuestro trabajo.

Mudanzas OCM es la empresa de mudanzas en Viladecans referencia en el sector para toda la provincia de Barcelona. Realizamos mudanzas nacionales e internacionales y prestamos también servicio de guardamuebles, trasteros, traslado de pianos, mudanza de obras de arte y traslado de cajas fuerte. No hay trabajo que se nos resista, ni cliente demasiado pequeño o grande para nosotros.

Tanto si necesitas una mudanza doméstica, como si requieres trasladar tu negocio u oficina, somos la alternativa más razonable, económica y acertada.

Formulario solicitud de información

Consejos para una mudanza de larga distancia

Una mudanza tiene muchas complicaciones y piezas móviles con las que no siempre es fácil lidiar, motivo por el que existe mucha literatura en internet sobre cómo realizar una mudanza “sin estrés”. Porque sí, las mudanzas son estresantes y una fuente de preocupaciones, por muchos motivos diferentes. Cambios de trabajo, de colegio, de barrio, de vecinos e incluso de amigos. ¿Nos adaptaremos a nuestro nuevo hogar? ¿Les gustará el nuevo colegio a los niños? ¿Nos irá bien en la nueva empresa? Todas estas preocupaciones se acentúan cuando nos enfrentamos a una mudanza de larga distancia.

Porque “larga distancia” significa que quizá estemos yéndonos a otro país, en el que se habla otro idioma y en el que la cultura es diferente. Y aunque frente a estos factores no te podemos ayudar, sí nos sentimos con la autoridad suficiente para asesorarte en lo que debe ser una mudanza de larga distancia sin complicaciones. Veamos:

 

mudanza de larga distancia

Mudanza de larga distancia; olvida las preocupaciones

1.- Cuando la mudanza es local o nacional, puede haber dudas y quizá no tengas claro si merece la pena contratar a una empresa profesional de mudanzas. Con la mudanza de larga distancia, no hay duda posible. Por muy atrevido que seas, te recomendamos fervientemente que contrates los servicios de una empresa de reconocido prestigio en el sector, para que se ocupe de todo. No es lo mismo cambiarse de barrio que cambiarse de país, y una empresa como Mudanzas OCM te aliviará de toda la carga y del estrés que ello supone.

2.- En una mudanza de larga distancia, es posible que llegues a destino mucho antes que tus pertenencias. Quizá viajes en avión y el camión de la mudanza tarde algunos días en llegar. Debes llevar contigo lo necesario para sobrevivir hasta que lleguen tus cosas, y no nos referimos solamente a la ropa. Las medicinas de primera necesidad, los documentos importantes y los cargadores de los móviles —por ejemplo— deben ir contigo en todo momento.

3.- En tercer y último lugar, en una mudanza de larga distancia has de prestar especial atención a los niños y las mascotas. Los niños deberán estar entretenidos porque lo normal es que se pongan nerviosos durante el trayecto. Procura llevar algunos de sus juegos y juguetes favoritos para tenerlos distraídos. En cuanto a los animales, dependiendo del tipo de viaje, deberás recurrir a servicios especializados en el transporte de mascotas. Los perros y los gatos —por ejemplo— pueden sufrir muchísimo estrés durante este tipo de traslados por lo que no puedes descuidar este aspecto de la mudanza.

Vender tu vivienda en 2017

Año nuevo vida nueva, o por lo menos eso es lo que dicen, ¿no? Y además parece que el mercado inmobiliario se recupera y que el precio de las casas vuelve a subir. Quizá sea el momento de vender tu vivienda y mudarte a otra nueva. ¿Qué opinas? ¿De verdad consideras que la vivienda vuelve a su ciclo alcista de antaño?

En Mudanzas OCM no emitiremos una opinión, y todavía menos una predicción, sobre lo que pasará con los precios inmobiliarios en el futuro. Pero sí diremos que nunca es mal momento para comprar, siempre y cuando lo hagamos por una cuestión de necesidad. ¿Necesitas una casa más grande y más cómoda? ¿Quieres una vivienda más pequeña y práctica? Quizá haya llegado la hora de mudarte.

vender tu vivienda

Consejos para vender tu vivienda en 2017

Te presentamos por ello algunos consejos para ayudarte a vender tu vivienda, en el sentido de hacerla más presentable para las personas que vengan a verla. Porque una imagen vale más que mil palabras, ¿verdad?

1.- Despeja la casa. Guarda los adornos innecesarios. Llévate al trastero las cosas que estorban o que molestan, y no te limites sólo al salón. Procura ordenar todas las habitaciones para que se respire una mayor amplitud en cada una de las estancias.

2.- Limpia. Aunque vayas a vender tu vivienda, tendrás que limpiarla en profundidad para hacerla más atractiva a los potenciales compradores. Alfombras, cortinas, sofás, baños, nevera, horno o armarios. Nunca sabes en qué se van a fijar por lo que, cuanto más reluciente esté todo, mejor.

3.- Cuida la iluminación. Sustituye las bombillas que estén fundidas y compra algunas lámparas para iluminar las partes más oscuras de la casa. Ten en cuenta que muchas de las visitas se realizan al terminar la jornada laboral, en las horas más bajas del día.

4.- Escenifica. Una vez hayas limpiado, ordenado e iluminado tu casa, llega el momento de escenificar ‘un hogar’. Tienes que dar los toques finales para que visitar tu casa sea una experiencia agradable y placentera para los interesados. Cambia las toallas de los baños y organiza bien los cojines del sofá. Guarda los juguetes de los niños y compra unas flores frescas. ¡Y que la casa huela bien!

Y ya sabes que, si estás pensando en vender tu vivienda, tienes que empezar a pensar también en localizar una compañía de mudanzas profesional, seria y económica. Bienvenidos a Mudanzas OCM.

¿Qué cosas necesito para mi nueva casa?

Imagina que te vas a mudar a un país diferente y que has decidido dejar todas tus pertenencias atrás. O supongamos que te has separado y que tu pareja se ha quedado con todas vuestras cosas. O que te vas a independizar por fin y abandonas el nido familiar. En todos estos casos, vas a necesitar “cosas” para tu nueva casa, entendidas “cosas” como muebles, electrodomésticos, objetos de decoración, artículos para la cocina, etc., y quizá no sepas por dónde empezar.

nueva casa

Por este motivo, desde Mudanzas OCM te queremos ofrecer una lista de las cosas que consideramos imprescindibles en toda vivienda, con la intención de que te sirva como orientación para llenar tu nueva casa con todo lo necesario, sin que te dejes nada en el tintero. Y no pretendemos con ello que salgas a comprar todo de golpe, sino que poco a poco vayas rodeándote de las cosas que te hagan sentir cómodo en tu nuevo hogar.

Tu nueva casa necesita…

1.- Artículos para la cocina, entre otras cosas porque comer es una de nuestras necesidades más básicas. Como mínimo, te hará falta una nevera, un microondas, una tostadora, una vajilla, un juego de ollas y sartenes, cubiertos y algunos utensilios para cocinar. Si quieres añadir algo de comodidad a tu nueva casa, puedes sumar una lavadora, un lavavajillas y una máquina de café. Te harán falta también productos de limpieza y, salvo que quieras comer en el suelo, no te vendrá mal una mesa y algunas sillas. Recuerda que ésta es una lista de mínimos…

2.- Para el salón necesitarás cortinas, un sofá, un televisor y una estantería. Como poco. Si te sientes espléndido, puedes hacerte también con un mueble para la tele, una alfombra, una mesa de café y algunas lámparas de pie.

3.- Para el dormitorio, también deberás hacerte con unas cortinas, una buena cama, un armario y un espejo de cuerpo entero. Y una mesita de noche y una lámpara de lectura te harán la vida más fácil en tu nueva casa.

4.- Para el baño de tu nueva casa, cortinas de baño, ¡como no podía ser de otra manera! Una alfombrilla para el suelo, algunas toallas, apliques de pared y, por supuesto, todos tus productos de higiene y cuidado personal, como champús, cremas, cepillos, etc.

Y con todo esto, EN TEORÍA, deberías tener suficiente para echar a andar en tu nueva casa. Por supuesto que nos habremos dejado cosas, y quizá haya cosas de las que hemos mencionado que no creas necesitar. Pero se trataba con este post de darte una pequeña orientación, a modo de “lista de la compra” si se nos permite la expresión.

Y recuerda que no tienes por qué comprar todas estas cosas nuevas, a estrenar. En el mercado de segunda mano seguro que encuentras muchos muebles, electrodomésticos y enseres a precios muy interesantes. Te recomendamos, por ejemplo, StopOcasión.

 

 

¿Cuáles son las ventajas de una mudanza?

Y cuando nos referimos a las ventajas de una mudanza, nos referimos a las cosas buenas y positivas del traslado. Porque reconozcámoslo, a veces parece que una mudanza sólo trae consigo cosas malas; cansancio, gastos extraordinarios, problemas imprevistos o preocupaciones sobre nuestros hijos y familiares, sólo por mencionar algunos ejemplos.

Pero las ventajas de una mudanza pueden ser interesantes, y no hay que ignorarlas. Cambiarse de casa también tiene sus aspectos positivos, ¡como no podía ser de otra manera! En caso contrario, ¿por qué mudarse?

 

ventajas de una mudanza

Ventajas de una mudanza; haberlas, haylas…

1.- Para empezar, cuando te mudas, irremediablemente haces limpieza. Te libras de basura y de trastos inservibles que, de otro modo, seguramente ni detectarías. Las mudanzas son un excelente momento para valorar con qué te quedas y qué desechas. Tu nueva vivienda estará más libre de cosas innecesarias y tendrás más espacio para ti y los tuyos.

2.- Abrirás tu mente y tendrás más perspectiva ante la vida. Es un hecho conocido por todos; viajar y conocer otros sitios y lugares te hace crecer y madurar. Una de las ventajas de una mudanza es que te ayuda a adaptarte al cambio y a sobrevivir en ambientes diferentes a los que ya conoces. Mudarte es la máxima expresión del cambio, incluso si te mudas a una casa cercana.

3.- Conocerás nuevas personas y harás nuevos amigos. Tendrás nuevos vecinos, comprarás en tiendas distintas y tus hijos cambiarán de colegio. Otra de las ventajas de una mudanza es que te relacionarás con personas diferentes y con muchas de ellas compartirás aspectos de tu vida. La gente del nuevo gimnasio, los que atienden los comercios cercanos o el médico de cabecera del centro de salud al que cambiarás.

4.- Empezarás de cero. Aunque no necesariamente “vuelvas a empezar” en el sentido literal de la palabra, cambiarte de casa sí es una manera de hacer “borrón y cuenta nueva”, ¡sin que ello signifique que estés huyendo de algo o de alguien!

Cómo mover la lavadora | Mudanzas OCM

Si te preguntáramos cuáles son los objetos más expuestos a los daños en una mudanza, quizá hicieras referencia a los espejos, los adornos de porcelana, la vajilla o los vasos. Y también es bastante probable que te olvidaras de mencionar cierto electrodoméstico bastante frágil que ha de tratarse con sumo cuidado. Por si no has caído ya —y por si el título de este post no ha sido suficiente pista— nos queremos referir hoy a cómo mover la lavadora. Lo creas o no, es uno de los objetos más dañados en los traslados, si no se mueve con el mimo necesario.

 

mover la lavadora

Mover la lavadora de forma segura no es difícil

Tomando unas mínimas precauciones, mover la lavadora se convierte en una labor relativamente sencilla. Por supuesto, siempre es recomendable que una empresa profesional de mudanzas realice el trabajo pero, si has decidido acometer la tarea por tu cuenta, preferimos que estés informado.

  • En primer lugar, asegúrate de desconectar todas las conexiones. No extraigas completamente la lavadora de su hueco antes de comprobar que está todo desconectado. La toma eléctrica, toma de agua y desagüe deben quedar recogidas y aseguradas de algún modo, para que no arrastren por el suelo. No es difícil tropezar con los cables y tubos si éstos no están bien amarrados.
  • En segundo lugar, antes de mover la lavadora, no es mala idea que la limpies. Emplea para ello un paño húmedo y no olvides el interior del tambor. Una vez hayas terminado, deja abierta la puerta durante un mínimo de 24 horas, con el fin de que no quede ni rastro de la humedad.
  • Por último —y de manera prioritaria— debes asegurar el tambor antes de mover la lavadora. Es probable que ésta disponga de unos tornillos o sujeciones específicas para este fin. Si no las tiene, o no las encuentras, consulta en la página web del fabricante o, en su defecto, pregunta a tu empresa de mudanzas de confianza…

Tomadas las anteriores precauciones, mover la lavadora debería ser como coser y cantar.

Cómo mover una caja fuerte; ¿por tu cuenta?

Lo primero de todo y ante nada, desde Mudanzas OCM no recomendamos en absoluto que te lances a mover una caja fuerte por tu cuenta. Es un trabajo muy especializado, complicado y hasta peligroso, por lo que tómate un momento para reflexionar sobre ello. ¿De verdad quieres asumir el riesgo de mover una caja fuerte sin ayuda profesional?

Quizá haya circunstancias que te hagan pensar que puedes hacerlo por tu cuenta. Quizá sólo tengas que mover la caja dentro de una misma casa. Puede que tengas muchos amigos fuertes y dispuestos. Es posible que tengas algo de experiencia y mover una caja fuerte no te sea un trabajo completamente ajeno. Y existe la posibilidad de que cuentes con unas herramientas muy prácticas que te aportan confianza.

Sea cual sea el motivo de que vayas a mover una caja fuerte por tu cuenta, aquí tienes algunos consejos básicos. Creemos que es vital tener en consideración estos puntos, por tu seguridad y la de los que te van a ayudar; ¡porque suponemos que sí te ayudarán los amigos!

 

mover una caja fuerte

Mover una caja fuerte sin ayuda profesional

  • Vas a necesitar una carretilla extra fuerte y no sirve cualquiera. Teniendo en cuenta que una caja fuerte puede pesar fácilmente 200 kilos, deberás fijarte en las especificaciones del fabricante de la carretilla para no encontrarte con sorpresas desagradables.
  • Para mover una caja fuerte son indispensables cinchas de sujeción, para sujetar la caja a la carretilla —por ejemplo— y para tener algo con lo que asirla. Tampoco vienen mal unas mantas sobre las que deslizar la caja, especialmente si vamos a moverla dentro de una misma casa u habitación.
  • Aunque quizá no cambie mucho las cosas, mover una caja fuerte puede ser más fácil si la vacías de su contenido, ¡siempre y cuando tengas un sitio seguro en el que dejar tus cosas de valor mientras tanto!

Y a partir de aquí, por supuesto, recurre a tus amigos. No puedes mover una caja fuerte tú solo. Planifica muy bien los movimientos que deban hacerse con la caja antes de moverla y viste adecuadamente. En un mundo ideal, usa un calzado de punta reforzada. Sé paciente, concienzudo y cuidadoso.

Y de nuevo, plantéate si de verdad quieres acometer este trabajo por tu cuenta y no dejes de considerar a Mudanzas OCM como tu mejor aliado.

Cómo ahorrar energía en tu casa nueva

Puede que próximamente te enfrentes a una mudanza porque te vas a trasladar. Esperamos que sea para bien, independientemente de si lo haces —por ejemplo— porque cambias de trabajo, porque amplías la familia, o porque te vas a vivir con tu pareja. Dicho esto, si estás un poco al día en temas medioambientales y valoras la importancia de hacer un consumo eficiente de la luz y el gas, quizá te interesen los siguientes consejos para ahorrar energía que te brindamos desde Mudanzas OCM.

Se trata de algunas claves y recomendaciones sencillas y lógicas, pero que nunca está de más recordar. A buen seguro que se notará en tu próxima factura.

ahorrar energia

Ahorrar energía te ayuda a ahorrar dinero

En primer lugar, intenta tener una instalación lo más moderna posible. Tanto si usas calentador eléctrico como si es de gas, sabrás que, cuanto más moderno, mejor. Hoy en día existe un sistema de calificación y puntuación que te ayuda a comprender qué aparatos son mejores que otros. Si te mudas a una casa nueva y de verdad quieres ahorrar energía, es un buen momento para prestarle atención a este asunto.

El aislamiento térmico. ¿De qué sirve una buena instalación si luego se desperdicia el calor —o el frío— porque las ventanas y las puertas no están bien aisladas de las inclemencias del tiempo? Procura que tu casa sea lo más estanca posible, y necesitarás hacer menos uso de la calefacción o el aire acondicionado.

Pásate a los LEDS. Ya habrás oído de ellos y sabrás también que las bombillas convencionales están dejando de fabricarse poco a poco. Los LEDS consumen poquísimo y son la mejor alternativa para ahorrar energía mediante una iluminación más eficiente.

En verano, ¿es imprescindible el aire acondicionado en todo momento? ¿Es posible crear un poco de corriente, jugando con ventanas y puertas? No recurras siempre a lo fácil y ahorra energía de la manera más eficaz; ¡apaga el aire de vez en cuando!

No exageres con el termostato. Ni en invierno hace falta fijar una temperatura de 28ºC, ni en verano hay que bajarla hasta los 16ºC. Recuerda que existe la opción de abrigarse un poco más en casa si tienes frío, o de aligerarse de ropa si tienes calor. No lo arregles todo con el termostato y ahorra energía de manera inteligente.

Desempaquetar tras la mudanza; consejos básicos

Mucho se habla de cómo realizar una mudanza, de cómo empaquetar o de cómo afrontar sin estrés un día tan complicado. Se escribe mucho sobre las bondades de contratar a una empresa profesional de mudanzas o sobre lo que significa hacer el traslado por tu cuenta. Incluso se ofrecen consejos —en este mismo blog lo hacemos— sobre qué ha de hacerse con los niños o las mascotas durante una mudanza. Ahora bien, se habla poco sobre el acto de desempaquetar, y la realidad es que la carga y el traslado hasta tu nueva vivienda, sólo representa la mitad de la mudanza.

Teniendo en cuenta que, llegado el momento de la descarga, en general estamos ya muy cansados —o incluso agobiados— no es mala idea disponer de unas normas o pautas a seguir para que desempaquetar no se convierta en un obstáculo demasiado complicado.

 

desempaquetar

Desempaquetar con cabeza; pautas a seguir

Es importante que llegues a la vivienda destino antes de que lo haga el camión de la mudanza. En un mundo ideal, la casa debería estar completamente vacía y limpia. A su vez, intenta realizar de antemano las pequeñas reparaciones que sean necesarias.

Recuerda tener preparado el pago para la empresa de mudanzas. Es posible que no se te permita descargar ni desempaquetar antes de que quede saldado cualquier importe pendiente.

Si has hecho inventario, procura ir cotejándolo durante la descarga. Puedes desempaquetar una vez estén controlados y localizados todos tus bultos.

Los operarios de la empresa de mudanzas agradecerán que les indiques cómo proceder y dónde dejar tus cosas. Sé claro y directo; que sepan que tú eres quién lidera la descarga.

Empieza a desempaquetar la cocina, como prioridad. Ten cuenta que una de tus primeras necesidades va a ser la de alimentarte a ti y a tu familia. Tu equipo de música puede esperar, pero la comida, no.

Lo siguiente que debes desempaquetar son los dormitorios. Necesitamos dormir, ¡y tendremos unas ganas especiales de hacerlo tras un cansado y largo día de mudanza!

Pintar las paredes o arreglar los suelos; ¿por dónde empiezo?

Cuando te enfrentas a una mudanza, una de las principales disyuntivas que vas a tener que resolver es si debes pintar las paredes o arreglar los suelos primero. Una casa vacía es, en cierto modo, un lienzo en blanco y nadie te va a decir cómo deben hacerse las cosas. Eres tú quien toma las decisiones; el aspecto y acabado final de la vivienda va a depender exclusivamente de ti. ¿Vas a pintar las paredes antes de arreglar los suelos o crees que es mejor ocuparte del suelo primero?

Vaya por delante que ésta es una situación ideal. Una casa vacía es la mejor manera de ocuparte de pequeñas reparaciones, arreglos y mantenimiento. Te puede interesar incluso dejar tus muebles en un guardamuebles un par de días para poner la casa a punto.

Regresando a las paredes y suelos, se trata muchas veces del dilema del huevo y la gallina; ¿qué ha de hacerse primero?

 

pintar las paredes

 

Pintar las paredes y arreglar los suelos; ¿el huevo o la gallina?

Hay gente que dice que arreglar los suelos es lo primero que debes hacer, sobre todo cuando te enfrentas a superficies que han de lijarse o acuchillarse. Ten en cuenta que, si primero pintas y luego tratas el suelo, puede que manches o estropees las paredes con las partículas en suspensión que se producen con el lijado.

Pero también hay personas que indican lo contrario; es mejor pintar las paredes y luego arreglar los suelos, evitando manchas indeseadas en el parqué.

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de proceder?

Lo cierto es que no hay una respuesta perfecta a esta cuestión y que la solución depende mucho de cada situación en particular. Ahora bien, lo que sí podemos hacer es aconsejarte paciencia en todas las circunstancias. Si vas a pintar las paredes primero, espera todo el tiempo que sea necesario para que se sequen convenientemente y no arregles el suelo hasta que así sea. De manera análoga, si vas a empezar por arreglar los suelos, una vez lo hayas hecho, ocúpate de protegerlos muy bien con plástico antes de ponerte con las paredes.