Antigüedades; ¿qué hacer con ellas en la mudanza?

¿Tienes la suerte de poseer antigüedades? ¿Han estado en tu familia durante mucho tiempo o las has adquirido recientemente? En cualquier caso, siempre es interesante preguntarse las épocas y circunstancias que tus antigüedades hayan vivido a lo largo de su existencia. También es importante que las mantengas y conserves adecuadamente, con el fin de que puedan perdurar en el tiempo y que sigan pasando de generación en generación.

Ahora bien, las mudanzas pueden ser peligrosas para las antigüedades, por la simple razón de que pueden ser dañadas durante el traslado. Los desperfectos pueden llegar a ser irreparables, motivo por el que hay que tomar algunas precauciones adicionales para su transporte.

antigüedades

Precauciones con las antigüedades durante la mudanza

Lo primero y más importante es hacer un inventario adecuado de tus antigüedades. Puede que no tengas tantas como para necesitar hacerlo pero, si dispones de las piezas suficientes, es muy recomendable tenerlas catalogadas convenientemente.

En segundo lugar, habla con tu agencia de seguros para sondear posibles coberturas de las piezas valiosas. Consulta también con tu empresa de mudanzas; quizá puedan ofrecerte algún seguro adicional que te permita afrontar el transporte de tus antigüedades con las garantías necesarias.

Prepara las antigüedades para el viaje. Vacía los muebles, saca los cajones, quita los estantes y desmonta las piezas que puedas, siempre y cuando esto sea posible sin afectar al valor de las antigüedades. Cuanto más ligeras y manejables sean las piezas, mejor. Empaqueta cada elemento por separado, protegiendo todo adecuadamente con papel burbuja e incluso mantas si fuera necesario. Toda precaución es poca. Recuerda no usar cinta de embalar directamente sobre ninguna superficie delicada. Puede dejar marcas, estropeando pinturas y barnices.

Haz un pequeño plano de dónde deben ir colocadas las cosas en tu nueva casa y comparte este plano con la empresa de mudanzas. El propósito de hacerlo es que cada pieza o mueble vaya directamente a su sitio, en lugar de estar dando tumbos por la casa durante los trabajos de mudanza.

Otro día profundizaremos más en este tema. Hasta entonces, no dejes de trasladarnos cualquier pregunta o inquietud que te pueda surgir.

Costes de hacer la mudanza por tu cuenta

La semana pasada escribíamos sobre los riesgos inherentes a hacer la mudanza por tu cuenta y sobre cómo todos tendemos a asumir erróneamente que necesitaremos menos ayuda de la que realmente terminaremos necesitando. Creemos que los amigos voluntariosos nos sobran, que disfrutaremos de tiempo suficiente para acometer todos los trabajos y que no tendremos que invertir mucho dinero. Por supuesto, ni nos planteamos la contratación de una empresa de mudanzas profesional.

Quedó demostrado en dicho post que estos errores podían llegar a salirnos bastante caros y hoy queremos centrarnos en precisamente cuánto cuesta hacer la mudanza por tu cuenta.

hacer la mudanza por tu cuenta

Cuánto cuesta hacer la mudanza por tu cuenta; ¿realmente es tan caro?

Para intentar calcular cuánto cuesta hacer la mudanza por tu cuenta hemos detallado las diferentes partidas de coste, para que sepas qué partidas presupuestarias deben preocuparte más y que estés preparado para asumirlas.

El alquiler de la furgoneta

Hacer la mudanza por tu cuenta es tentador, particularmente si lo haces dentro de un mismo barrio o municipio; lo primero que tendrás apuntado en la lista de asuntos pendientes será alquilar una furgoneta. Lo que suele ocurrir en estos casos es que localizas por internet un vehículo muy barato pero cuando acudes a la oficina de alquiler, los precios son diferentes (y más caros). Esto es así porque, además del alquiler en sí, habrás de pagar un depósito para cubrir pequeños daños al vehículo, así como contratar el seguro pertinente, que además contará con una franquicia que deberás asumir en el caso de accidente. Es muy importante también que devuelvas la furgoneta con el depósito lleno, para evitar que te cobren una penalización por no hacerlo; te saldrá más caro que llenar el depósito tú mismo.

Herramientas

Si vas a hacer la mudanza por tu cuenta, vas a necesitar una carretilla, y no son particularmente baratas; ¿dónde la vas a conseguir? Es muy probable que tengas que comprarla o si no, ¿cómo piensas mover la nevera y la lavadora?

Material de embalaje

Dependerá mucho de cuántas posesiones tengas que mover pero si vas a hacer la mudanza por tu cuenta, necesitarás invertir dinero en cajas, papel burbuja y cinta de embalar. No es desdeñable el dinero que puedes terminar invirtiendo en esta partida del presupuesto.

Otros costes ocultos de hacer la mudanza por tu cuenta

¿Dónde y cómo vas a comer desde el momento en que hayas empaquetado todas las cosas de la cocina? ¿Dónde comerás el mismo día de la mudanza o los días posteriores, hasta que encuentres de nuevo tus platos, vasos y electrodomésticos? Es probable que termines comiendo mucho fuera, o pidiendo comida a domicilio, por lo menos durante unos días, y esto cuesta también dinero.

Y sin ser demasiado agoreros, hay posibilidad de que, a falta de ayuda, termines haciéndote daño en la espalda, o en alguna otra parte del cuerpo; ¡quizá termines pagando también por tu rehabilitación en el fisioterapeuta!