Detalles de última hora a tener muy en cuenta en una mudanza

Como decíamos en nuestro post anterior, una mudanza genera estrés y puede llegar a ser un acontecimiento bastante traumático. Es habitual que se produzcan roces entre los miembros de la familia y no siempre sabemos lidiar bien con la presión que supone el traslado. Es por ello que si hemos optado por contratar los servicios de una compañía de mudanzas, debemos procurar que ésta sea de confianza y de reconocido prestigio. Si contamos con ayuda profesional podremos ceder el bastón de mando en ciertos aspectos e intentar disfrutar un poco más del día.

Existen compañías de mudanzas de todos los tamaños y colores. Quizá sólo necesiten trasladar algunos muebles. Es posible que posean objetos de mucho valor o antigüedades que requieran de un cuidado especial. Pueden requerir servicios de guardamuebles. Busquen la empresa que mejor se adapte a sus necesidades. Pidan recomendaciones a sus amigos y conocidos y contraten la empresa con la que se sientan más cómodos. Cuando se hayan decidido por una compañía de mudanzas (esperamos que se trate de Mudanzas OCM), acuerden con ellos una fecha. Nuestra recomendación aquí es que si efectivamente eligen nuestra empresa, no dejen de llamarnos para cualquier duda o detalle que necesiten resolver con anterioridad al día del “desembarco”.

También hemos comentado en este blog que la planificación es de vital importancia. Como si se tratara de una boda, de unas vacaciones o de un gran evento, hay que planear con mucha anticipación para evitar desagradables sorpresas con los detalles de última hora en una mudanza. Especial atención merecen ciertos aspectos de la mudanza que no se pueden resolver el mismo día del traslado y que tendremos que haber resuelto con anterioridad. Son los siguientes:

detalles de última hora en una mudanza

¿Qué hago en la mudanza con toda la comida que tengo la nevera?

La mudanza es el mejor momento para descongelar y limpiar la nevera. Procuren no hacer grandes compras de productos frescos antes del traslado de modo que no se eche comida a perder. Los productos congelados se pueden trasladar en una nevera portátil pero tengan en cuenta que si se rompe la cadena de frío y se descongelan total o parcialmente, es peligroso volver a congelarlos. La opción más recomendable es dar la comida sobrante a familiares o vecinos.

¿Y los suministros? (gas, electricidad, agua, teléfono, televisión, Internet, etc.)

Fundamental. Lógicamente no queremos que se siga cobrando el consumo en la casa que abandonamos y por supuesto necesitamos todos estos servicios en la nueva casa. Hay que contactar a todos los proveedores y avisar de nuestro próximo cambio de domicilio, así como coordinar la visita de sus correspondientes instaladores. Consejo especial Mudanzas OCM: éste es un muy buen momento para renegociar tarifas con todas las compañías. ¡Aprovechen la ocasión!

¿Qué va a pasar con mi correo postal?

Hagan una lista de todas las empresas, personas y organizaciones que les remiten correo a casa; verán cómo hay muchas más de las que piensan. Deberán notificar a todos su cambio de dirección. Es importante que en todo caso dejen su nueva dirección a quien corresponda (nuevos propietarios o inquilinos, vecinos, etc.) con el objetivo de que les reenvíen las cartas que todavía lleguen a su nombre.

¿Y mis joyas?

No sólo sus joyas. Nuestro consejo es que tanto sus joyas como cualquier otro objeto de valor sean trasladados por ustedes. Relojes, pasaportes, llaves o escrituras, pueden ir en una pequeña maleta o bolsa de mano y apartada del resto de cajas de la mudanza. Quizá quieran meter aquí los mandos a distancia de la televisión o incluso el abridor de botellas. Piensen que unas de las primeras cosas que querrán hacer al llegar a su nueva casa sea (quizás) sentarse a ver la televisión con una cerveza en la mano.

¿Y qué hago con los niños? ¿Y el perro?

Queríamos dejar esto para el final porque lo consideramos uno de los aspectos más importantes. Lo ideal es que nuestros hijos y mascotas no estén presentes el día de la mudanza, siempre y cuando podamos evitarlo. Si algún amigo o familiar puede hacerse cargo de ellos, muchísimo mejor. De este modo evitamos distracciones y frustraciones adicionales innecesarias. Ahora bien, si no tienen más remedio y les acompañan los más pequeños, no dejen de consultar nuestro post dedicado a ellos.

El día de la mudanza y una vez todo haya sido cargado en el camión, recuerden dar una última vuelta (o varias) a la casa y asegúrense de que todo está en orden. Intercambien su teléfono móvil con el chófer del camión.

Por último les recomendamos también que cuando lleguen todos a destino, estén muy disponibles para los empleados del servicio de mudanzas. Lo ideal es que ustedes puedan ir indicándoles dónde va cada caja. De este modo, cada objeto estará en su habitación o estancia correspondiente y no hará falta mover más cajas.

Hasta aquí nuestros consejos de hoy. En lo que no le podemos ayudar es en el desempaquetado; esto se lo dejamos a ustedes… 🙂