Mudanza ecológica; al alcance de cualquiera

Las mudanzas pueden ser un caos, sobre todo cuando no están bien organizadas y particularmente cuando, sin tener mucha experiencia en ello, decidimos prescindir de los servicios de un profesional. Hoy no queremos entrar en lo beneficioso que puede ser contar con ayuda experta, pero sí queremos incidir en un hecho; cuando hacemos la mudanza por nuestra cuenta, realmente no tenemos tiempo para pensar en otra cosa, y menos todavía para reflexionar sobre si estamos haciendo una mudanza ecológica o no. De esto precisamente queremos tratar hoy.

mudanza ecológica

De buenas a primeras, hacer una “mudanza ecológica” te parecerá complicar todavía más un día que por sí solo ya es bastante complicado, pero a continuación comprobarás que no es éste el caso y que tan solamente se trata de hacer pequeños ajustes; todo ello con la meta de que nuestra mudanza sea efectivamente una mudanza ecológica y que nuestra huella en el medio ambiente sea lo más inocua posible.

Una mudanza ecológica; cuestión de pequeños detalles

1.- Si finalmente optas por contratar una empresa de mudanzas, procura que ésta tenga también unos mínimos principios ecológicos; ¿emplean grandes camiones para todos sus trabajos o adaptan el tamaño de los vehículos al volumen que se ha de trasladar? ¿Te ofrecen embalaje reciclado y reciclable? El material del embalaje y empaquetado es vital que sí cumpla con estos parámetros si quieres que tu mudanza sea ecológica.

2.- Directamente relacionado con el punto anterior, has de formularte la siguiente pregunta; ¿realmente necesitas tantas cajas? ¿No dispones de cajas de plástico, maletas, bolsos y bolsas en casa que te puedan servir? Hay muchas cosas (ropa, zapatos, libros, etc.) que no necesariamente han de mudarse en cajas y que ayudan a que tu mudanza ecológica no requiera de tanta caja de cartón nueva.

3.- ¿Por qué no aligeras la carga? ¿Realmente necesitas o usas todo lo que piensas trasladar a tu nueva casa? Una de las claves para una mudanza ecológica es deshacernos de aquello que ya no necesitamos, a través de la donación o la venta a tiendas de segunda mano.

4.- Tras un largo día de trabajo y trasladadas todas tus pertenencias a la casa nueva, es probable que te encuentres con mucha basura, cartón, papel de envolver y hasta muebles viejos de los que deshacerte. Seguramente estarás tan cansado que será muy tentador simplemente dejarlo todo en el contenedor de basura convencional… Si de verdad quieres hacer una mudanza ecológica, acuéstate y cuando tengas un momento acércate a un punto limpio a deshacerte de todo convenientemente.