Pintar las paredes o arreglar los suelos; ¿por dónde empiezo?

Cuando te enfrentas a una mudanza, una de las principales disyuntivas que vas a tener que resolver es si debes pintar las paredes o arreglar los suelos primero. Una casa vacía es, en cierto modo, un lienzo en blanco y nadie te va a decir cómo deben hacerse las cosas. Eres tú quien toma las decisiones; el aspecto y acabado final de la vivienda va a depender exclusivamente de ti. ¿Vas a pintar las paredes antes de arreglar los suelos o crees que es mejor ocuparte del suelo primero?

Vaya por delante que ésta es una situación ideal. Una casa vacía es la mejor manera de ocuparte de pequeñas reparaciones, arreglos y mantenimiento. Te puede interesar incluso dejar tus muebles en un guardamuebles un par de días para poner la casa a punto.

Regresando a las paredes y suelos, se trata muchas veces del dilema del huevo y la gallina; ¿qué ha de hacerse primero?

 

pintar las paredes

 

Pintar las paredes y arreglar los suelos; ¿el huevo o la gallina?

Hay gente que dice que arreglar los suelos es lo primero que debes hacer, sobre todo cuando te enfrentas a superficies que han de lijarse o acuchillarse. Ten en cuenta que, si primero pintas y luego tratas el suelo, puede que manches o estropees las paredes con las partículas en suspensión que se producen con el lijado.

Pero también hay personas que indican lo contrario; es mejor pintar las paredes y luego arreglar los suelos, evitando manchas indeseadas en el parqué.

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de proceder?

Lo cierto es que no hay una respuesta perfecta a esta cuestión y que la solución depende mucho de cada situación en particular. Ahora bien, lo que sí podemos hacer es aconsejarte paciencia en todas las circunstancias. Si vas a pintar las paredes primero, espera todo el tiempo que sea necesario para que se sequen convenientemente y no arregles el suelo hasta que así sea. De manera análoga, si vas a empezar por arreglar los suelos, una vez lo hayas hecho, ocúpate de protegerlos muy bien con plástico antes de ponerte con las paredes.