Vender tu casa en 2016

Parece mentira, pero damos carpetazo a otro año y llega el momento de hacer propósitos para el año venidero. Quizá haya llegado el momento en tu vida para definitivamente pensar en vender tu casa y empezar a buscar nuevo alojamiento. Quizá se deba a que tu familia haya crecido y que el espacio ya no sobre. Quizá se deba a que te encuentras lejos de tu trabajo y quisieras no invertir tanto tiempo en el transporte diario. O quizá simplemente te quieras mudar a una casa mejor, ahora que te lo puedes permitir.

Sea cual sea el motivo, hoy queremos darte algunos consejos para vender tu casa en 2016 y que todo vaya como la seda.

vender tu casa en 2016

Vender tu casa en 2016 sin sufrir un ataque de nervios

1.- No descartes el alquiler provisional. Si quieres comprar una casa y de ello depende que puedas vender la que ocupas actualmente, vaya por delante que va a ser muy difícil que los tiempos de una y otra transacción se sincronicen como si se tratara de un reloj suizo. Un escenario probable es que encuentres la casa de tus sueños pero que todavía no hayas podido vender la tuya, obligándote a bajar el precio para acelerar su venta. Si intentas hacer malabares de esta manera, lo único que vas a conseguir es perder poder de negociación.

Una buena alternativa, siempre y cuando no tengas una necesidad urgente de mudarte, es vender tu casa e intentar negociar un plazo de entrega del inmueble de dos o tres meses (por ejemplo). Esto te permitiría iniciar la búsqueda de una casa para mudarte a ella sin tanta presión. Ahora bien, en el caso de que esto no fuera posible, no descartes el alquiler como segunda opción. Vendida tu casa y con dinero en el banco, puede ser una decisión inteligente contratar un arrendamiento de corto plazo para, sin prisa, iniciar la búsqueda de tu nuevo hogar.

2.- En cuanto hayas decidido que quieres vender tu casa, empieza a ordenar y a tirar lo que no necesites. Ten en cuenta que, si va a empezar a venir gente interesada en la compra, cuantos menos trastos haya desde un principio, mucho mejor. Esto lo tendrías que hacer de cualquiera de las maneras por lo que será tiempo bien invertido. Te pondrá las cosas mucho más fáciles el día de la mudanza porque ya habrás adelantado mucho trabajo.

No olvides el reciclaje o la donación de las cosas de las que te vayas a deshacer. Sé responsable con los residuos y desechos y piensa que hay muchas opciones alternativas a la de simplemente tirar un mueble o trasto viejo a la basura.

3.- Tan pronto hayas tomado la decisión de vender tu casa y buscar una nueva, empieza a hablar con las diferentes entidades bancarias para pedir financiación. No lo dejes para el último momento porque, de nuevo, perderás con ello mucho poder de negociación. Cuanta menos presión temporal tengas en este sentido, más fácil lo tendrás para comparar las ofertas de los diferentes bancos e incluso para negociar las condiciones que te hayan ofrecido.

4.- Sé realista con el precio a la hora de vender tu casa. Investiga todo lo que puedas los precios de la zona y consulta con más de un agente inmobiliario. No te recomendamos que le otorgues la exclusiva de venta a ninguna agencia sino que pidas consejo a varias. Cuando el profesional inmobiliario vaya a tu casa para conocerla, te dará también una valoración de la misma. Sopesa las diferentes valoraciones que hagan los expertos y en base a ellas, fija un precio de venta asumible y realista.

5.- Recopila en una carpeta toda la información relevante que consideres sobre la vivienda, para facilitársela a las inmobiliarias, pero también a los potenciales compradores. Esta carpeta puede contener las escrituras, facturas de suministros, estatutos de la comunidad de propietarios, planos, recibos de IBI, etc. También es interesante que recopiles en un “pen-drive” fotografías de la vivienda o que las tengas a mano para enviar por correo electrónico cuando sea necesario. El propósito de todo ello es facilitar y agilizar las gestiones de todas las partes interesadas en una posible transacción de compraventa.

6.- Empieza también cuanto antes a pedir presupuestos a varias empresas de mudanzas. Los traslados de vivienda comportan la realización de un esfuerzo financiero significativo por lo que es importante también saber cuánto va a suponer esta partida de coste.

Por supuesto, no olvides llamar a Mudanzas OCM para que hagamos una valoración sin compromiso de tu mudanza; siempre estamos encantados de atenderte.

Y hasta aquí nuestros consejos de 2015. Dentro de una semana regresaremos, con el nuevo año y con nuevos consejos y artículos sobre mudanzas. Ahora, a disfrutar; ¡¡Feliz Año!!